jueves, 25 de octubre de 2012

49





Si no tu brújula, déjame al menos ser tu norte.
(siempre en segunda persona, siempre la orden directa)
Déjame contar sueños hasta dormir a los corderos
pequeños animales.
(siempre mente dispersa o psicopatología adolescente)
Déjame dejar de ser
cuerpo, para pasar a ser inerte
pensamiento de lo posible.












No hay comentarios:

Publicar un comentario