miércoles, 2 de mayo de 2012

32


Sólo guardo la esperanza de que tú también la guardes. Pequeñita. Muy dentro.
Los recuerdos y las fechas me comerían la polla -si yo tuviera- si nosotros pudiéramos.
Pero ni yo soy tan cruel ni tú tan suicida.


tengo una cueva con libros



Dijeron que no era sangre. Sólo pintura roja. Dijeron que sólo eran caramelos. No suicidio. Dijeron que no sabíamos sentir porque sólo éramos críos. Dijeron todo lo que se les pasó por la cabeza. Dijeron y dejaron. Dijeron, pero les callamos la boca.






No hay comentarios:

Publicar un comentario