viernes, 27 de abril de 2012

30

Annalaura Masciavè



Tengo un navío, entre pecho y espalda.
Velas de piel desnuda azotan
la inocencia que nos queda.
Y tu me miras y te preguntas
si mis labios ya han aprendido a fumar.
Si ya se traicionan.
Si cuentan mentiras.
Alcen las velas, echen amarras, 
que cruja el timón.
Cuidado con las sirenas.
Sal y salitre, tu piel y la mía.
Sal y salitre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario