jueves, 19 de abril de 2012

28



-Joder, Blue, nunca entenderás que de la muerte no se vuelve.


- Igual que tú nunca entenderás que sin límites no hay vida. ¿Qué hay de malo en un poco de contraste?


-Usas la palabra límites sólo porque queda bien en tu discurso. Límites, límites, límites...Y esa obsesión tuya...


-En Marla te parecía sexy, y sin embargo en mí te parece enfermizo.


-Era sólo una película, un libro, un loquesea.


-Ya, pero bien que te pajeabas pensando en sus clavículas, estoy segura. ¿Sabes? Yo también puedo evacuar el alma: tres, dos, uno...


-Para de hacer eso, me pones nervioso.


-Venga, déjate llevar.


-Quiero que pares Blue, quiero que pares.


-Imagíname muerta esta noche. No, no pongas esa cara. Haz un esfuerzo. Fría, tan fría...¿qué harías ahora? ¿confesar tus sentimientos o dejarte llevar por los impulsos?...¡Mierda! ¡Se me olvidaba lo más importante! ¿Cómo vas a imaginarme? ¿Con sangre o sin ella?


-Joder Blue, estás para que te encierren.


-Sí, yo también he preferido siempre la sangre. Da un efecto más dramático.



1 comentario: