lunes, 13 de febrero de 2012

3











Todavía tengo pesadillas en que la siento fría bajo ese pijama de hospital. Todavía y siempre. Quizás y nunca. Lo siento, ese azul nunca fue tu color. No, no me mires así, con esos ojos, devuélvelos al alma moribunda a quien se los robaste, y que vuelva el brillo. 






Y que nos vuelva el brillo.













No hay comentarios:

Publicar un comentario