domingo, 12 de febrero de 2012

1

Pijamas de corazones rojos,
desgracias ajenas que nos hagan sentir menos miserables.


Este cuerpo como una prisión,
vamos a rompernos la piel,
a abrir en canal los sentimientos.


Hola, soy un miedo de dieciseis años y cuatro meses y medio.
Carente de sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario